LA MUSA DE NUESTRA VIDA – Capítulo 1

Dafne Maribella Villadiego Zarchena es una bella joven venezolana de veinte primaveras que vive en Torrevieja desde hace un año. Mide 1,68 y pesa 56 kilos. Tiene el pelo liso, castaño y con mechas rojas, los ojos verdes y una preciosa sonrisa. Trabaja como cajera en Supermercados Vega Baja desde noviembre de 2002, año en que se fue de su país para vivir en Torrevieja desde hace un año, ciudad en la que vive con su bisabuelo Bonifacio Larramendi, un hombre de noventa y cuatro años de edad a quien todos llaman con cariño “Abuelo Boni”. Dafne cuida de su bisabuelo

–que para su edad aparenta ser más joven –,

 pues se encuentra algo delicado de salud.

Dafne se despierta a las siete de la mañana, pues entra a trabajar a las nueve. Desayuna y le da los buenos días a su bisabuelo, que ya se ha despertado.

DAFNE: ¿Cómo te encuentras, abuelo?

BONIFACIO: Regular, preciosa mía, pero no te preocupes, se me pasará.

DAFNE: ¿Te vas a levantar ya?, son las siete y cuarto de la mañana…

BONIFACIO: No, descuida tesoro, me levantaré cuando llegue Zoraida.

DAFNE: Como gustes. Voy a ducharme y después me iré a chambear.

BONIFACIO: Ve, hija ve, no llegues tarde a tu trabajo.

Zoraida Alonso es la mujer que limpia la casa del Abuelo Boni y lo atiende cuando su bisnieta no se encuentra en la casa.

Naím Torregrosa Montalbán es un atractivo torrevejense de veinticuatro años que trabaja en la Biblioteca Municipal de Torrevieja Carmen Jalón. Es moreno y tiene los ojos castaños. Mide 1,74 y pesa 65 kilos. Vive con sus padres: Don Gumersindo Torregrosa y Doña Alfonsina Montalbán. Tiene dos hermanas menores que él: Guillermina – de veintidós años-, y Angélica, de diecinueve. Naím desayuna la mañana del 8 de octubre de 2003 con sus hermanas, pues sus padres se encuentran en Goîania -Brasil-, en un viaje de negocios. Guillermina y Angélica trabajan juntas en el negocio familiar de nombre Inmobiliaria Torregrosa Montalbán, situada en la Avenida del Agua, cerca de La Mata, frente a la Avenida Torreblanca. Allí van ellas esa mañana, pues Naím se ofrece a llevarlas y salen de la casa tras despedirse de Leonora García, el ama de llaves de la familia Torregrosa, cuya casa se encuentra en la Urbanización Torreta II y se distingue por ser la más grande y llamativa de los alrededores.

Tras darse una ducha, Dafne responde al teléfono, que suena en ese momento. Quien llama no es otro que su hermano Mikel, para informar de que tanto él como su hermano Sergio Jesús llegarán a Torrevieja esa misma tarde, lo que alegra mucho a la chica, pues hace un año que no ve a sus hermanos desde que emigró de Caracas. Mikel es el mayor de los hermanos Villadiego, pues tiene veinticinco años. Tiene un carácter jovial y muy alegre. Siempre está de broma. En Caracas, trabajaba como albañil, al igual que su hermano Sergio Jesús, cuatro años menor que él, un joven algo introvertido pero alegre y muy cariñoso, bastante parecido en carácter a su bella hermana menor.

Marcos Patiño Rivera es un joven de veinte años que padece hipotiroidismo, pero que pese a controlar su enfermedad, sufre depresión. El pobre muchacho es huérfano, pues sus padres fueron asesinados misteriosamente. Lo que el joven ignora es que el asesino de sus padres no es otro que el malvado padre de Dafne, Teodoro Villadiego Collantes. Marcos vive en el centro de Torrevieja con sus abuelos: Doña Purificación Alonso y Don Tomás Rivera, que se hicieron cargo del hijo pequeño de Leocadia Rivera – hija del matrimonio-, y de su yerno, Manuel Patiño, más conocido familiarmente como Manolo. Marcos tiene un hermano al que ama muchísimo, y es que siempre se han llevado fenomenal. Su hermano se llama Fabrizio, ya que es italiano de nacimiento, pues nació en Roma. Fabrizio se encuentra en paradero desconocido desde que él y su hermano se vieron por última vez en el Metro de Madrid un año antes, en la estación de Opañel, cerca de la cual se encontraba su casa en la que vivieron juntos un año después de morir sus padres en enero de 2001. Aquel mes, ellos dos emigraron de Caracas (Venezuela) -ciudad natal de Marcos-, a la casa que su madre tenía de soltera en Madrid. Los dos hermanos trabajaron en el Aeropuerto de Barajas como recepcionistas para la empresa Air España durante un año y nueve meses, cuando fueron despedidos por finalización de contrato.

El joven Fabrizio, de veintiún años, atractivo, moreno, ojos marrones, alto y delgado quería irse fuera de Madrid, lo que entristeció en gran manera a su hermano cuando el italiano se lo comunicó. Pero acompañó al Metro a su hermano, donde se despidieron llorando abrazados. Aquel 2 de octubre de 2002 fue la última vez que se vieron. Un mes después, al ver que su hermano no regresaba, llamó a su abuela, Purificación, con la idea de irse con ellos a vivir por un tiempo, lo que tanto ella como su esposo Tomás aceptaron sin dudar. Entonces, el 1 de noviembre Marcos fue a Torrevieja, ciudad que se encuentra al sur de la Comunidad Valenciana, a unos treinta y cinco kilómetros de Alicante. Se instaló en casa de sus abuelos. Un mes después, entró a trabajar en Supermercados Vega Baja como reponedor y su contrato terminó en Julio de 2003, cuando Marcos fue a Italia con su prima Zípora Rivera, que vive en Sevilla. Durante los meses de agosto y septiembre recorrieron todo el país de Fabrizio, buscándolo por todos lados: de aldea en aldea, de ciudad en ciudad, sin lograr dar con él. Desesperanzados, regresaron a Torrevieja el 1 de octubre. Zípora fue invitada por sus abuelos a quedarse unos días en la casa.

Marcos comenzó a buscar trabajo de nuevo en Torrevieja. A los dos días, le llamaron para una entrevista en Baños Ramírez Úbeda, donde el 6 de octubre fue entrevistado por Carlos Ramírez Santos, un joven de pelo rizado corto teñido de rubio casado con una bella muchacha de nacionalidad argentina llamada Karina Úbeda, de veintisiete años como su marido.

Carlos Ramírez informa a Marcos que necesita un dependiente que hable inglés con fluidez. El hermano de Fabrizio responde que él habla inglés, italiano y francés, por lo que el esposo de Karina queda interesado y sin dudarlo, le dice que comenzará a trabajar al día siguiente de nueve de la mañana a dos de la tarde y de cuatro y media a ocho y media de la noche, con lo que Marcos se muestra de acuerdo. Al llegar a casa, sus abuelos y su prima se alegran cuando el hermano de Fabrizio les dice que ya no tendrá que ir al paro, porque al día siguiente empieza a trabajar de nuevo. Ya en la tienda de Carlos, el primo de Zípora va enterándose del mobiliario que se vende y cómo va el negocio, lo que Carlos no duda en explicarle con todo detalle. Por la tarde de aquel 7 de octubre conoce a su jefa, Karina, dueña de la tienda y ambos conversan amigablemente sobre la firma del contrato. La mujer de Carlos le asegura que en una semana estará dado de alta.

El miércoles 8 de octubre Zípora acompaña a su primo al trabajo, pues quiere conocer el lugar donde pasa la mayor parte del día; pero como aún son las ocho y media de la mañana y queda media hora para el inicio de la jornada, se van a desayunar al Bar Augustino, donde su amigo Augusto sirve dos cafés y tostadas con aceite y tomate a quienes ya conoce por ser clientes frecuentes.

Naím y sus hermanas van en su coche cuando de repente, al llegar a la Avenida del Agua, chocan con un auto que sube de la Playa de La Mata. El coche no es otro que el de Dafne. Se oye un gran golpe, pues los faros delanteros se han esparcido por el suelo, a causa del choque casi frontal de los dos vehículos.

¿QUIERES LEER MÁS?

mybook.to/LaMusaDeNuestraVida

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s